Tendencias tecnológicas en el mercado de la seguridad en 2017

Por: Johan Paulsson, director de tecnología en Axis Communications

Este año, la tecnología no dejará de evolucionar: las redes de alta velocidad, los Big Data y el aprendizaje profundo han abandonado la categoría de jerga típica de marketing para convertirse en tecnologías capaces de abrir la puerta a nuevas y mejores soluciones de seguridad. De una forma parecida, el Internet de las Cosas perderá su condición de novedad y se integrará mucho más en nuestro día a día.

Eso obligará a los fabricantes de dispositivos conectados a dar un paso adelante y asumir más responsabilidad a la hora de proteger sus equipos. Todos estos factores probablemente impulsarán la demanda de soluciones de seguridad, tanto física como online.

La seguridad como servicio

Al igual que ha sucedido con otras muchas tecnologías, los clientes pronto dejarán de ver la seguridad física como un simple conjunto de soluciones de hardware y software conectadas a una red, y empezarán a valorarla como un servicio, basado en la supervisión remota y profesional del vídeo transmitido desde las instalaciones del cliente.  

Este cambio de planteamiento tendrá lugar probablemente con la mediación de especialistas del sector, que no solo se ocuparán de gestionar los complejos sistemas involucrados, sino que además ayudarán a reducir los costes necesarios para mantener los sistemas al día y protegidos. De este modo no solo se liberarán recursos internos que podrían destinarse a otras tareas, sino que también mejorarán el nivel de servicio del sistema de seguridad, la gestión de los dispositivos y los procesos de ciberseguridad.  

Precisamente en el ámbito de la ciberseguridad, hemos observado un aumento en el uso de herramientas y prácticas diseñadas para reducir la vulnerabilidad del vídeo en red a los ataques.  

Soluciones integradas

El sector de la seguridad continuará avanzando por el camino de una oferta de soluciones específicas para problemas concretos, en lugar de las soluciones de hardware/software universales. En última instancia, los clientes no buscan simplemente una cámara o un sistema de gestión de vídeo (VMS), sino que lo que realmente necesitan es reducir los hurtos, asegurarse de que solo determinadas personas pueden acceder a la sala de recuento o tener controladas posibles amenazas en un aeropuerto. 

Aunque las empresas tecnológicas suelen abusar de la palabra “soluciones”, en este caso el término no podría ser más adecuado. La evolución del hardware y el software, y también de las herramientas para antes y después de la instalación, hacia unas soluciones integrales, permitirá dar respuesta a problemas de seguridad específicos. Estas soluciones constarán de cámaras de alto rendimiento y sistemas de almacenamiento y control de acceso estrechamente integrados con herramientas de analítica y gestión de vídeo. Este planteamiento facilitará a los clientes los procesos de compra, instalación e implementación y, a la vez, les ofrecerá una excelente rentabilidad de la inversión. 

Nuevos horizontes de la analítica

En el marco de este proceso, aunque un vídeo de alta calidad es un elemento imprescindible de las cámaras de seguridad modernas, en última instancia es necesario evaluar y analizar esta información antes de poder tomar una decisión en respuesta a su contenido.  

Los últimos avances tecnológicos en las cámaras, como las imágenes térmicas y las nuevas prestaciones para utilizar las cámaras con poca luz, han supuesto un importante paso adelante. Sin embargo, al final el resultado es un mayor volumen de vídeo por analizar o revisar. Al igual que se han desarrollado nuevas herramientas para poner orden al enorme volumen de datos numéricos y de texto obtenidos cada día, el sector de la seguridad no ha escatimado esfuerzos para desarrollar software de analítica de vídeo capaz de ayudar en tiempo real a los profesionales a tomar mejores decisiones.  

Muy posiblemente 2017 sea el año en el que estas nuevas prestaciones de las cámaras se integren finalmente con la analítica en tiempo real para dar respuesta a diferentes problemas de seguridad, como el reconocimiento facial, el análisis forense o la protección perimetral. 

Aprendizaje profundo

Ante este creciente volumen de datos, las tecnologías de aprendizaje profundo tienen cada día un mayor protagonismo. Estas soluciones utilizan software de reconocimiento de patrones para identificar diferentes tipos de comportamientos observados a través de las cámaras de seguridad instaladas por todo el mundo.  

Las técnicas basadas en el aprendizaje profundo y la inteligencia artificial están llamadas a tener un papel protagonista en el sector de la seguridad. El motivo es que, aunque cada cliente es diferente, los entornos y los lugares por los que se mueven normalmente pertenecen a las mismas categorías generales, por lo que las personas tienden a mostrar unos comportamientos similares. Una vez aprendidos estos comportamientos, es posible compartir los patrones que hay detrás, por lo que el sistema es capaz de detectar si ocurre algo imprevisto. Sin embargo, esto es solo el principio y tenemos por delante un futuro lleno de posibilidades extremadamente interesantes. 

Más allá del vídeo

Somos conscientes de que la seguridad física no se limita a la vigilancia de personas, lugares u objetos, sino que también implica el control del acceso físico, la comunicación unidireccional y bidireccional y la gestión de situaciones de emergencia, una gestión que muchas veces debe realizarse desde la distancia.  

Por este motivo, para llevar el concepto de la integración un poco más lejos, el 2017 tiene que ser el año en el que las cámaras de seguridad se integren definitivamente con las puertas inteligentes, los porteros automáticos y los altavoces, tanto en local como en remoto. El resultado será, por tanto, un solo sistema capaz de gestionarlos todos, en tiempo real, de modo que los clientes puedan ver, escuchar y hablar con las personas situadas en sus edificios o cerca. 

Ciberseguridad

Seguimos convencidos de que vivir rodeados de millones de dispositivos conectados es una perspectiva de futuro extraordinaria, pero en 2016 hemos recibido serios avisos sobre los riesgos de una protección insuficiente de neveras, videograbadores y, por desgracia, también cámaras de seguridad con conexión a Internet. Teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos los clientes se limitan a conectar estos dispositivos y encenderlos, es responsabilidad de los fabricantes garantizar que sean seguros desde el primer minuto.  

Para Axis, la seguridad de sus clientes ha sido siempre una prioridad y esperamos que a partir de 2017 también lo sea para los demás fabricantes. Por nuestra parte, continuaremos reforzando nuestra oferta de productos y ayudando a nuestros clientes a proteger sus redes y dispositivos. 

Pensamos que el Internet de las Cosas debe traer consigo más seguridad y unos procesos, organizaciones y ciudades más eficientes, gracias a las cámaras, los videoporteros y los sistemas de audio inteligentes y conectados. En 2017, estos dispositivos serán todavía más inteligentes y, además, permitirán a los clientes centrarse en sus prioridades y a los expertos en seguridad mejorar su oferta de servicios.