Consejos para que Colombia adopte sus primeros Estadios Inteligentes

En el mundo, los países desarrollados, hace años tomaron conciencia de dotar tecnológicamente a sus escenarios deportivos, con el fin de superar la experiencia de sus usuarios de ver los eventos en la comodidad de sus casas. Experto de BICSI, asociación global que impulsa la comunidad de tecnologías de la información y la comunicación aporta 3 consejos para que Colombia entre en esta onda.

Bogotá, Mayo de 2018.- Aunque el estadio Atanacio Girardot en Medellín, el Pascual Guerrero en Cali y El Campín en Bogotá cuentan con sistemas de video vigilancia que se pueden mejorar y hacen grandes esfuerzos para dotar con banda ancha las cabinas de prensa, el país dista mucho de una verdadera política para modernizar sus escenarios deportivos y convertirlos en estadios inteligentes.

Para lograrlo, “lo primero es concientizarse de la necesidad de ofrecerle a los fanáticos algo más que un espectáculo deportivo, brindándoles la oportunidad de socializar sus vivencias a través de sus teléfonos móviles, por medio de las redes sociales, del envío de fotos y videos, e incluso de conectarse a servicios de streaming mediante plataformas robustas y gratuitas de internet”, asegura el ingeniero Carlos Iván Zuluaga, miembro del comité académico de BICSI.

Las pasiones por el deporte y los espectáculos musicales masivos no sólo son verdaderas “minas de oro” comerciales, sino que plantean además los grandes retos tecnológicos de mantener cautivos a 40.000 o 50.000 espectadores quienes hoy ya están acostumbrados a estar dotados de todas las comodidades posibles como el acceso por medio de tickets electrónicos, la video vigilancia y una conectividad total para sus teléfonos móviles y sus dispositivos IoT.

Así mismo, se requiere hoy para estos escenarios un importante despliegue tecnológico para la gestión de pantallas gigantes multimedia en donde se amplifican y reproducen las jugadas más importantes, o se proyectan los mensajes comerciales de los patrocinadores.

Comparándolos con los países y los estadios que marcan la pauta en el mundo, el ingeniero Carlos Iván Zuluaga, miembro del comité académico de BICSI analiza cuáles son los pasos que deberían seguir en Colombia quienes tienen en sus manos las decisiones para desarrollar tecnológicamente nuestros escenarios deportivos.

1.Ofrecer un servicio de Wi-Fi y conexiones 4G que permitan navegar a alta velocidad, a todos los espectadores en simultánea.

“Para lograrlo, la prioridad es contar con una infraestructura tecnológica que disponga de elementos de red inalámbricos como los APs o Hotspots, con alta disponibilidad, óptima cobertura y baja latencia”, asegura Zuluaga.

Con personas costumbradas a estar hiperconectadas, es importante que los recintos deportivos modernos manejen el concepto de la hospitalidad, es decir, que brinden un servicio gratuito de banda ancha para que los espectadores tengan la posibilidad de comunicarse e incluso ver el partido en streaming y escuchar a los analistas del canal de noticias asociado al estadio, sin caídas o interrupciones.

2.Contar con un cableado estructurado de alta capacidad y versatilidad.

En el caso de los escenarios desportivos, el proyecto de cableado debe ser muy bien planeado y modular para que un solo recinto tenga la capacidad de soportar todos los tipos de espetáculos como un partido de fútbol, un concierto musical o un gran montaje teatral.

La razón es que cada tipo de espectáculo necesita de una configuración especifica de infraestructura. Para un recinto multi propósito, los cambios tienen que ser muy rápidos, eficientes y que soporten toda la banda necesaria. Traduciendo esto, para las infraestructura de red, es necesario pensar en algo fácil de operar, mantener y expandir a la necesidad particular sin perder la calidad y interoperabilidad.

Por su experiencia,  Zuluaga asegura que en este caso, la recomendación básica es la utilización de medios ópticos como base de la infraestructura. Estos posibilitan distancias más grandes, más banda, menos ocupación de espacios, requieren menos energia y presentan  inmunidad a interferencias electromagnéticas, además de una mayor longevidad de la inversión.

Así mismo, los beneficios de la conectividad óptica van más allá del ancho de banda pues ofrecen una mayor flexibilidad de la topología de red, y requieren menos cuartos de servicios para los equipos, menos consumo de energía eléctrica y cero interferencia electromagnética.

Ahora, un escenario deportivo de altas prestaciones requiere diferentes infraestructuras de cableado así:

-Fibra óptica entre los diferentes cuartos técnicos (TRs). Debido a las distancias o gran tamaño de los recintos, siempre hay varios Tus para cubrir todas las zonas en que se participen el estadio.

– Fibra óptica de alto ancho de banda (100Gigas), para manejar la demanda requerida por la gran cantidad de usuarios simultáneos del servicio y los sistemas inalámbricos para las cámaras CCTV ubicadas en el perímetro de seguridad del estadio.

-Cableado estructurado Cat 6A, para llegar hacia los Access Point WiFi (WAPs) y a los concertadores de RFI, debido a la alta demanda de datos en “streaming” para ofertar una experiencia única. Este cableado también se debe usar para para los sistemas DAS (antenas interiores de celulares) que garanticen alta conectividad de los equipos móviles de los usuarios.

-Cableado Cat 6 o Cat 5E hasta los sensores RFI debajo de cada silla de usuario para la ubicación exacta del socio y poder así ligarlo a su perfil de preferencias.

Cableado UTP Cat 5e o 6, para los sistemas de control de acceso tanto de visitantes como de empleados y de vehículos a las diferentes zonas autorizadas.

3- Implementar suficiente capacidad para soportar los requerimientos de seguridad.

Para el caso de los “estadios inteligentes”, la red y el datacenter son elementos claves para dar el soporte adecuado a estos servicios que incluyen la capacidade de interactuar con los dispositivos IoT y sus aplicaciones asociadas, y así mismo soportar robustos sistemas de vídeo vigilancia que contemplan:

-Cámaras CCTV de alta resolución, integradas al software de métricas de movimiento y densidades de ocupación, para determinar preferencias en las áreas comerciales y de comida.

-Cámaras CCTV de alta resolución móviles o fijas para detección facial o de estado de ánimo, que permitan hacer seguimiento, ya sea para localizar personas o niños perdidos, para la ubicación de potenciales delincuentes o la detección de estados de ánimo que puedan servir de métrica sobre el nivel de satisfacción de los asistentes.

-Cámaras de CCTV de alta resolución y capacidad de zoom (PTZ) para vigilar el interior y el perímetro de seguridad del estadio con el fin de detectar disturbios asociados con barras bravas o peleas entre grandes grupos y controlar a tiempo comportamientos hostiles dentro de las graderías.

Con la participación de los más importantes jugadores del mercado tecnológico, este tema de tendencia tendrá un amplio debate en el marco del décimo Congreso Andino de BICSI Andino que se llevará a cabo entre el 16 y 17 de mayo en el escenario de El Cubo en Bogotá, un encuentro académico y comercial que ayudará a trazar a edificar las pautas, la cultura y la implementación de este inminente tren tecnológico que cambiará para siempre la manera de vivir el deporte y los grandes espectáculos en el país.