niñoChile Educación 

Las matemáticas, al servicio de niños con necesidades especiales

Cerca del 10% de los alumnos activos de www.Smartick.com en Chile requiere de atención especial por tener autismo (TEA) o trastorno de hiperactividad (TDAH), entre otras condiciones.

Febrero 2020.- La tecnología ha demostrado ser un aliado estratégico para la educación de los pequeños, considerando que es un lenguaje que manejan en forma intuitiva y que les ayuda a desarrollar elementos que en una sala de clases tradicional se dificulta, principalmente por la incapacidad de apoyarlos individualmente en sus necesidades y ritmos. Esto se hace aún más evidente con alumnos que tienen necesidades especiales, como TEA, TDAH, Síndrome de Down o, en contra de lo que podría pensarse, Altas Capacidades (AACC).

“Poder contar con un espacio en el que estos niños encuentren un acompañamiento, que les hace sentido en términos visuales y de usuario, que los lleva al ritmo de cada uno y varía en cada sesión, es lo que buscamos con Smartick.com”, explica Javier Arroyo, fundador de este método de aprendizaje de las matemáticas. “Hemos visto cómo ha ido aumentando el ingreso de estos niños, a nivel mundial. Ya contamos con 1100 alumnos que requieren de educación especial y personalizada, en Chile 14, lo que se consigue gracias a la inteligencia artificial y a crear interacciones efectivas, en sesiones diarias de 15 minutos. Lo mismo sucede con los pequeños con habilidades muy altas, que se aburren en clases o no encuentran los desafíos que necesitan para avanzar”, agrega.

A nivel mundial existen casos de éxito concretos, como el caso de una escuela a la que asisten 160 alumnos con necesidades especiales. ““En general hemos visto una mejoría. Un grupo, por ejemplo, estaba con sumas y ahora está multiplicando. Trabajar con los muy hiperactivos es lo más difícil, porque se ponen a tocar todos los botones, no tienen paciencia, les gusta, pero no les cunde tanto. Los alumnos del espectro autista avanzan más. Por ejemplo, en este colegio español hay un niño autista para el que usar una plataforma como esta supone su momento de liberación, cuando está él solo, delante del computador. Tiene mucha capacidad de concentración y no le gusta fallar”, relata Arroyo. Y agrega: “Esperamos poder tener casos exitosos como este en Chile muy pronto. Hemos visto los avances de nuestros alumnos locales y eso ratifica la idea original de que las matemáticas son universales”.

Smartick.com llegó a Chile en 2018 con la premisa de que todos pueden aprender esta materia, sin importar su sexo, condición ni conocimiento previo. Las cifras indican que a los 3 meses de usarlo subieron sus notas en un 35%, mientras que los alumnos que llevan más de 6 meses ya llegan a superan el promedio de la clase. Esto sucede tanto en hombres como en mujeres, quienes se reparten las matrículas casi 50% y 50%. “Realizamos un plan piloto con las alumnas de cuarto básico del Liceo Rosa Ester Rodríguez, de la comuna de Independencia, buscando romper los mitos de que las niñas son malas para los números y de que no hay espacio en la educación pública para usar la tecnología como complemento, y así fue. En 2020 sumaremos más cursos y buscamos expandirnos a más colegios”, explica Javier Arroyo.

Artículos relacionados

Deja un comentario