Educación VirtualColombia Educación Internet 

5 retos que enfrentan las instituciones educativas al implementar la educación a distancia

Colombia. Junio de 2020 – Entre los múltiples debates a nivel social y económico que planteó desde hace varios meses la llegada del COVID-19, el de la implementación de plataformas de gestión de aprendizaje para educación online o a distancia seguirá vigente y en la agenda del país por mucho tiempo, principalmente porque el Gobierno Nacional ha propuesto un modelo de alternancia para los estudiantes desde agosto de 2020 y porque las instituciones educativas, en todas las etapas y sin importar si son públicas o privadas, se vieron obligadas a dar un salto inmediato y casi desesperado a este modelo en muy poco tiempo.

En esta coyuntura, los ecosistemas digitales han brindado aportes esenciales para que los modelos educativos no pierdan continuidad y el aprendizaje de los estudiantes siga adelante. Según datos del Ministerio de las TIC, las clases virtuales en Colombia han aumentado al menos en un 70 % gracias al esfuerzo de las diferentes instituciones que no han querido detenerse. Un impulso justo y necesario en un momento tan crítico.  

Aunque existen realidades y desafíos que se deben atender a la mayor brevedad. Cifras del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE), revelaron que el 96% de los municipios del país no podrían implementar lecciones virtuales porque menos de la mitad de los estudiantes de grado 11 tiene computador o internet en casa y si hablamos de educación superior, según cifras del Ministerio de Educación Nacional, a inicios de 2019, de los 8.641 programas que existen solo se ofrecían 718 en modalidad virtual y a distancia; y únicamente 26 de estos cuentan con acreditación de alta calidad. 

Sin embargo, cifras del Ministerio de las TIC, señalan que en enero de 2020 el país llegó a 65 millones de líneas de telefonía móvil, de las cuales cerca del 80% tienen acceso a internet y según datos de la firma Euromonitor, casi el 75% de los colombianos están dispuestos a adquirir móviles de gama media o alta, que aseguran conectividad a la red.

Frente a lo cual, enfrentar con éxito el propósito de avanzar con los cronogramas y modelos de enseñanza a través de la virtualidad, es una situación que no da espera en colegios y universidades. Ante esto, CANVAS, plataforma de gestión de aprendizaje, desarrollada por Instructure, presenta los principales retos que tienen estas instituciones para la segunda parte de un año marcado por la enseñanza no presencial.

  1. La resistencia al cambio

Todo cambio o crisis al final supone nuevos aprendizajes y, frente a esta contingencia, la experiencia de quienes con antelación desarrollaron modelos online han entendido la oportunidad y para los demás ha sido un reto continuar con las clases, por lo que plataformas como CANVAS hacen de la implementación un proceso menos traumático y más eficiente, gracias a los tiempos de migración que ofrece y al aprovisionamiento rápido que tiene cuando crece la demanda de estudiantes de forma exponencial.

  1. Flexibilidad en contenidos y metodologías

Al acelerar la adopción de herramientas para la enseñanza a distancia hizo que las instituciones vieran que llegó la hora de transformar la forma de entregar los contenidos, pero deben definir cómo hacerlo. No se trata simplemente de subir el mismo material de una clase presencial a una plataforma de internet. Es mucho más. Se trata de desarrollar contenidos y modelos educativos para que se adapten al mundo online. 

  1. Entrenamiento amigable para los docentes

Hoy en día existen más barreras humanas que en la tecnología, las herramientas son cada vez más fáciles de usar e intuitivas, pero para romper dichas barreras se requiere una herramienta amigable que con un entrenamiento básico y en pocas horas los profesores puedan orientar una clase con aplicativos virtuales a la perfección.

  1. Crear comunidades de trabajo colaborativo 

En el proceso de adaptación a la educación online primero está escoger el software, luego adaptar el contenido y posteriormente lograr una interacción adecuada y no es lo mismo subir archivos de forma mecánica a que las plataformas sean colaborativas y participativas con dinamismo. La educación a distancia facilita el acceso a grupos, chats, debates, foros, tutoriales y prácticas que enriquecen el conocimiento.

  1. Fortalecer el seguimiento a cada estudiante 

Las instituciones deben entender que plataformas como CANVAS ofrecen la posibilidad de analizar la información y los contenidos que se recibe cada estudiante, así como estudiar la usabilidad y sus hábitos de comportamiento al entrar al y demandar contenidos, para tomar decisiones adecuadas sobre su formación identificando fortalezas y oportunidades de mejora mucho más rápido. 

Sobre Canvas

Canvas se ha ganado la reputación de un LMS más confiable porque se preocupa por la educación. Desde el principio, Canvas fue diseñado para ser abierto, intuitivo y fácil de usar, creando una mejor experiencia de enseñanza y aprendizaje para todos. Con Canvas, «lo mejor» incluye una comunidad apasionada de educadores, un compromiso con los estándares abiertos y el alojamiento en la nube nativo para obtener el mejor tiempo de actividad, asistencia y seguridad de la industria. Una interfaz intuitiva, herramientas de participación y colaboración fáciles de usar y los resultados de aprendizaje comprobados aseguran que Canvas sea utilizado por estudiantes, maestros, administradores y padres. El fabricante de Canvas Instructure ha conectado a millones de instructores y estudiantes a más de 4,000 instituciones educativas y corporaciones de todo el mundo. Más información sobre el software Canvas en https://www.canvaslms.com/latam/

Artículos relacionados

Deja un comentario