MicrosoftColombia Educación 

Microsoft impulsa el desarrollo de habilidades STEAM en niñas y docentes de Arauquita

  • La iniciativa buscó crear interés y habilidades en las jóvenes por las áreas de Ciencias, Tecnología, Matemáticas, Arte e Ingeniería (STEAM por sus siglas en inglés) para hacer frente a la importante brecha de género global que existe en estas áreas, predominantemente masculinas.
  • 60 jóvenes y niñas participaron en las sesiones de aprendizaje con la metodología STEAM y completaron un entrenamiento total de 20 horas, diseñado para inspirar, atraer, involucrar y desarrollar a más mujeres para que participen en las áreas que mayor demanda tiene el mercado laboral. Las niñas tuvieron acceso al desarrollo de habilidades duras y blandas, mentorías y coaching, y diez profesores recibieron capacitación en ciberseguridad, ambientes virtuales de aprendizaje y tendencias de las futuras generaciones.
  • La iniciativa fue el resultado de una alianza entre Microsoft, la Alcaldía de Arauquita, Occidental, Ecopetrol y la Fundación Alcaraván, que ejecutó la metodología desarrollada por Geek Girls Latam

Microsoft, Occidental de Colombia, LLC (Occidental), Ecopetrol, la Fundación El Alcaraván y la Alcaldía Municipal de Arauquita unieron esfuerzos para desarrollar e impulsar el gusto por las habilidades del mañana de 60 niñas y diez docentes del centro poblado de La Esmeralda, en el municipio de Arauquita, y del área urbana de ese mismo municipio. A través del proyecto de educación STEAM, enfocado en el desarrollo de habilidades para la vida y en ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas, implementado por Geek Girls LatAm, una organización que lidera programas de habilidades en tecnología para mujeres, esta alianza sembró la semilla del interés y la habilidad de las jóvenes de la región por las áreas de mayor desarrollo laboral en el país.

Este proyecto, enfocado en promover el desarrollo de las habilidades del siglo XXI y el cierre de la brecha de género, es una apuesta por despertar la curiosidad de las participantes, inspirándolas y mostrándoles nuevas posibilidades para que aporten a sus comunidades desde carreras y roles diferentes a los que tradicionalmente se les han asignado. “Tenemos princesas, que ahora quieren aprender de robótica, de matemáticas, ser ingenieras y empresarias”, afirma Andrea Trujillo, gestora social del municipio de Arauquita.

Y es que la participación de las mujeres en estas áreas es un problema global: las mujeres escogen cada vez menos estudios relacionados con las tecnologías de la información y comunicación (TICs). En el mundo, sólo el 35% de los estudiantes de STEAM en la educación superior son mujeres, y sólo el 3% de las mujeres en educación superior eligen estudios de tecnologías de la información y la comunicación (TIC), según el informe de la UNESCO. Ya en el mercado laboral, las cifras suelen ser más preocupantes: en el mundo tecnológico (sobre todo en el de software), la representación femenina no suele superar el 10%. Así pues, para contribuir a reducir esta brecha de género, la alianza se propuso despertar el interés de las jóvenes en la tecnología y la ciencia, justo en el momento en el cual deben comenzar a pensar en sus opciones para el futuro.

Metodología innovadora

Geek Girls Latam fue encargada del diseño metodológico de los talleres dentro del enfoque de su modelo de empoderamiento y programa de educación STEAM a través de diez sesiones para las niñas, para un total de 20 horas, y tres sesiones para docentes, llevadas a cabo gracias al liderazgo y el auspicio de Occidental, Ecopetrol, la Fundación El Alcaraván y la Alcaldía de Arauquita. Geek Girls LatAm lleva nueve años apoyando la creación de este tipo de espacios para niñas y jóvenes latinoamericanas, buscando cerrar la brecha en estos ámbitos donde la diferencia entre mujeres y hombres que estudian carreras tecnológicas es abismal.

Las participantes del proyecto tuvieron acceso a las sesiones de trabajo a través de la plataforma Teams de Microsoft. En ellas, lograron experimentar metodologías como el aula invertida: “Son espacios en los cuales la estudiante es la protagonista, las dinámicas están diseñadas para recabar precisamente información del contexto de las niñas, y combinar conocimientos científicos, de ingeniería, arte y matemáticas”, explica Joanna Prieto, presidente de Geek Girls LatAm.

Niñas y jóvenes recibieron un kit con varios materiales que complementaron su experiencia, entre ellos un robot cuyas partes estaban relacionadas con cada una de las temáticas de la clase, y hacía que las estudiantes se comprometieran a desarrollar este proyecto aplicando todos los conocimientos recibidos en las sesiones. Dentro de estas herramientas también estaba el libro Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, que está asociado a un podcast al que las participantes ingresaron como parte de su proceso de aprendizaje. “Al seleccionar a las niñas y docentes que participaron, nos enfocamos mucho en que se destacaron por el liderazgo en sus comunidades, y por esa curiosidad y ganas de aprender, para que se convirtieran en multiplicadoras de estos conocimientos y de esta nueva mentalidad”, asegura Ilsamar Muentes, secretaria de educación de Arauquita.

Acompañamiento e inspiración personalizadas

Uno de los elementos más relevantes del proceso diseñado por Geek Girls LatAm son las dinámicas del Modelo Inspira, Empodera y Conecta; está comprobado que parte del déficit de mujeres en estas industrias y carreras tiene que ver con la falta de referentes. Por ello, además de las actividades de interacción con la tecnología, se creó un espacio en el que las jóvenes lograron interactuar con líderes del sector y referentes femeninos en estas industrias, para así inspirarlas y motivarlas a planear su futuro profesional con el horizonte científico y tecnológico más presente.

Durante las sesiones, las niñas tuvieron la posibilidad de acceder a vídeos de mujeres de diferentes nacionalidades contando sus experiencias como químicas, biólogas, ingenieras y artistas, y las historias que las llevaron a escoger ese tipo de carreras. “Cuando grande yo quiero ser una mujer empresaria, porque me gustan las matemáticas y quiero aprender a manejar empresas. Las matemáticas las uso todo el tiempo, hasta cuando uno va a preparar el almuerzo las necesita. Una de las cosas que más me gusta de este tema es que creo que la tecnología nos hace más humanos, pero depende de la forma en la que la utilicemos, por ejemplo, el internet debemos usarlo cuando realmente es necesario”, cuenta Gisela Riaño, una de las participantes.

El proceso fue complementado por un proyecto de voluntariado con el que Microsoft dispuso de 29 ejecutivos de la compañía que apadrinaron o amadrinaron a dos niñas cada uno, acompañándolas en algunas de las sesiones, compartiendo con ellas cartas y vídeos de motivación, y llamadas telefónicas de mentoría. “La tecnología necesita de la diversidad y la inclusión. Sólo si somos capaces de reflejar toda la riqueza y la variedad del mundo vamos a poder detonar la innovación y la creatividad que requiere la tecnología para convertirse en un verdadero aliado que contribuya a solucionar los problemas más apremiantes de la sociedad. Debemos trabajar juntos por vencer la brecha de género que priva a las ciencias y la tecnología de enormes talentos femeninos”, asegura Germán Otálora, Gerente del Programa Microsoft Airband para Latinoamérica.

La disminución de la brecha de género

Los diez docentes, por su parte, recibieron tres talleres personalizados en los que aprendieron sobre ciberseguridad, ambientes virtuales de aprendizaje, metodología STEAM y desafíos para las futuras generaciones. Una de las claves para el diseño de estos talleres fue el foco en el aprendizaje autónomo y significativo, con el que se buscaba empoderar a cada participante de su proceso de aprendizaje y de las metodologías de enseñanza que decida utilizar.

Se trata de un problema muy complejo que necesariamente requiere el concurso de diferentes actores, como los gobiernos, el sector privado y las familias, así como los diferentes niveles de educación. Y aunque es claro que todavía quedan muchas barreras por derribar en cuanto al involucramiento de las mujeres en el ámbito STEAM, es una responsabilidad de todos, organizaciones públicas y privadas, hacer que cada vez más mujeres se equipen con las herramientas necesarias para enfrentar un mundo laboral que busca cada vez más estos perfiles y habilidades. “Me parece muy importante trabajar el empoderamiento femenino en esta zona, esto es muy pertinente para el momento que estamos viviendo, y esa reconfiguración de los roles de la mujer comienza por nosotras como guías, para fortalecer la libertad de expresión de las niñas y animarlas a explorar áreas del conocimiento como matemáticas o ciencias”, comenta Francy Rodríguez, profesora de biología del Colegio José María Carbonell del centro poblado La Esmeralda.

Por su parte, María de la Paz García, Gerente de Responsabilidad Social de Occidental afirma que: “Para Occidental y su socio Ecopetrol, la educación es una prioridad dentro de sus programas de inversión social. A través de nuestra Fundación El Alcaraván, hemos desarrollado diversos programas como parte de una línea que denominamos desarrollo humano, y que consideramos ha sido exitosa y nos ha permitido contribuir con formación a la comunidad araucana en diferentes áreas del conocimiento. Así mismo, el componente de género en esta iniciativa es fundamental para Occidental, ya que parte de nuestro propósito es impulsar el interés y participación de las mujeres en la industria petrolera. Así que estamos muy orgullosos de participar en un proyecto que comparte plenamente nuestros principios y valores”.

Se espera que este tipo de programas puedan tener continuidad en la región, y en el largo plazo puedan tener un efecto en el cambio de mentalidad de las mujeres y en el desarrollo del municipio. “Esperamos que las participantes crezcan y aprendan, que se diviertan en el proceso, que aprovechen esto al máximo. Estamos haciendo cosas nuevas y osadas, con aliados claves como Geek Girls LatAm y Microsoft. Estamos apostándole a una educación de calidad, porque Arauquita se lo merece”, concluye José Luis Gómez director de la Fundación Alcaraván, de Occidental y Ecopetrol.

Artículos relacionados

Deja un comentario