MicrosoftColombia 

Empoderar a las personas con discapacidad intelectual para unirse al mundo del «todo virtual»: el reto de Best Buddies Colombia y Microsoft

La llegada del COVID19 significó una disrupción sin precedentes que, al tiempo que potenció oportunidades, también dejó al descubierto grandes brechas y desigualdades. Para no dejar a nadie atrás, Microsoft y Best Buddies Colombia se propusieron desarrollar las habilidades digitales que, hoy más que nunca, son fundamentales para la inclusión laboral y educativa de las personas con discapacidad intelectual.

En Colombia, más de 3,1 millones las personas tienen alguna discapacidad, según el censo del DANE 2018. Y en el mundo son más de mil millones. Entre ellas están las personas con discapacidad intelectual, una condición que limita el aprendizaje, la comunicación y las relaciones interpersonales e incluye diferentes trastornos del espectro autista, como el síndrome de Asperger y el síndrome de Down.

Estas personas enfrentan múltiples retos para el desarrollo de sus habilidades. En muchos casos no cuentan con acceso a formación escolar ante la carencia de un modelo educativo inclusivo y accesible que les permita aprender a su estilo y a su ritmo. De ahí que las posibilidades de una formación académica avanzada sean mínimas, pues el nivel de escolaridad, en el mejor de los casos, no supera el noveno grado. En esa línea, no sorprende que el 80% no trabaje.

A esto se suma que el 80 % pertenece a los estratos menos favorecidos, lo que indica que estas personas suelen venir de hogares en los que solo uno de sus padres o adultos puede ganarse la vida, mientras el otro se hace cargo de su cuidado. Por todos estos factores, la discapacidad suele dejar a las familias atrapadas en circunstancias precarias y sin alternativas. En contraste, cuando una persona con discapacidad es empleada, muchas veces se convierte en el único ingreso formal de su familia, lo que además da acceso a muchos servicios del Estado a todo su núcleo. Una persona con discapacidad que trabaja -generalmente en labores físicas de control de ingreso, empaque o afines- suele ser un factor de mejora de la calidad de vida para su entorno cercano.

Si estos enormes desafíos no fueran suficientes, este año se sumó la virtualidad acelerada. La pandemia causada por el COVID19 impulsó el distanciamiento social y obligó al mundo a volcarse al trabajo remoto, algo para lo cual la mayoría de las personas con discapacidad intelectual y sin ella, no estaba lista. El reto era mayúsculo: con oficinas cerradas, la pandemia podría representar un retroceso de años respecto a la inclusión laboral de las personas con discapacidad intelectual.

Tecnología para empoderar a los Amigos de Alma

Nuestra misión de Microsoft de capacitar a cada persona y cada organización en el planeta para lograr más es inherentemente inclusiva. Depende de nuestra capacidad para representar, comprender y satisfacer las diversas necesidades de los 7.500 millones de personas en el mundo.

La inclusión de personas con capacidades y habilidades diferentes estimula la innovación y la creatividad. Los computadores, el Internet e innovaciones como la IA, proporcionan oportunidades y acceso a servicios, educación y empleos para personas con discapacidades. La oportunidad es grande: más de mil millones de personas viven con discapacidades y su exclusión nos perjudica a todos. Hemos asumido este problema en Microsoft porque la inclusión está en el corazón de lo que somos y de todo lo que creamos.” afirmó Jaime Galviz, Gerente General de Microsoft Colombia.

En su misión de empoderar a cada persona sin dejar a nadie atrás, Microsoft buscó un aliado para generar habilidades en quienes corrían el riesgo de quedarse por fuera de las oportunidades del ‘todo virtual’. Junto con Best Buddies Colombia -Amigos del Alma- una organización sin ánimo de lucro que desde hace 17 años ya ha impulsado la integración laboral de más de 1.500 personas con discapacidad, en alianza con más de 80 empresas- decidieron realizar jornadas de capacitación en habilidades digitales para 45 personas, entre los 18 y 35 años, con discapacidad intelectual. El propósito era enseñarles a utilizar las herramientas fundamentales de productividad como Windows, el paquete Microsoft 365, Teams y el navegador Edge.

Para las capacitaciones, los participantes se dividieron en tres grupos con el objetivo de tener un acercamiento más personalizado durante las 7 sesiones, de 2 horas. Fabián Castro, entrenador de Microsoft, preparó cada jornada para guiarlos en el uso de Windows, Outlook, Word, Power Point, búsquedas por internet, funcionalidades de Teams y las herramientas digitales cada vez más esenciales en la vida laboral.

Más allá del conocimiento

El impacto de empoderar a las personas con nuevas habilidades es multidimensional. El desarrollo de capacidades no solo les abre caminos para integrarse a un mercado laboral cada vez más digital, sino que también tiende puentes de comunicación con sus familiares a distancia a través de herramientas como Microsoft Teams. “Para ellos han sido muy útiles estas capacitaciones. Por un lado, han hecho a nuestros amigos sentirse más útiles y con más oportunidades. Estas habilidades son realmente fundacionales y dominarlas abre muchas posibilidades laborales nuevas. Por otro lado, también ha servido para sensibilizar a las empresas aliadas sobre el enorme impacto que una sola oportunidad laboral significa: en muchas ocasiones, estas personas son la única fuente de ingresos de una familia”, comentó Alejandra Arenas, directora de Best Buddies Colombia.

David Acero, uno de los beneficiarios del entrenamiento, fue uno de los más sorprendidos por las posibilidades que ofrece la tecnología. “Yo no me siento discapacitado. La discapacidad está en la mente. Cada uno tiene sus habilidades diferentes. En mi caso me gusta mucho el diseño de piezas gráficas y he logrado ayudar a mis jefes”, afirmó. Y como él, miles de colombianos con discapacidad intelectual han encontrado un motor, a través de la tecnología, para potenciar sus capacidades y seguir ampliando el abanico de posibilidades profesionales que el mercado laboral tiene para ellos.

Ha sido un avance muy importante para el tiempo que estamos viviendo. Estoy muy agradecida por todas las oportunidades que esto le ha brindado a mi hijo. Ellos desarrollan habilidades con las que pueden avanzar, lograr más y crecer en la empresa en la que están”, añadió Margarita Hincapié, madre de David.

El trabajo que se inició con estos grupos se mantendrá a través de voluntarios de Microsoft mediante tutorías con los amigos del alma hasta que se familiaricen y dominen las habilidades tecnológicas que les permitan desarrollar todo su potencial.

Artículos relacionados

Deja un comentario